viernes, 27 de junio de 2008

Pues parece que ya está

Fora nirvis, que no es que haya terminado del todo. Parece que ya está que no tengo que hacer ningún pato más. Al final he fabricado cuatro patos definitivos y medio. Tres me los quedo temporalmente para hacer las pruebas finales, otro se lo queda el tutor para hacer unas pruebas de estabilidad para cosas que le quiere montar encima (ni idea, algo con luces), y el otro medio es sólo la placa del circuito que servirá como modelo para que un becario fabrique los que faltan.

Pondría una foto de toooooda la familia, pero como el primero de los patos definitivos desapareció (fue el que cogió el tutor), allá va una foto con los otros tres.




Faltan los capuchones para proteger los sensores de IR. A ver si un día de estos los hago y los pongo ya de forma fija.

En principio ahora ya por delante sólo queda retocar comportamientos de los patos, formas de comunicarse, control de errores en la comunicación y seguramente detalles en la parte de seguimiento, que hace tiempo que la tengo olvidada. No sé si decir que falta poco o no. En principio parece que mucho no falta, pero tocando tocando el tema se puede hacer gordo, así que ya veremos.

Au

2 comentarios:

freya dijo...

heyyyyy me parece un proyecto genial creo que he llegado tarde a descubrirlo pero me encantan estos patitos!!! pero te has dado cuenta que aun no los has bautizado o se me ha escapado algo en el blog?
mucha suerte con los patitos

jugator dijo...

Gracias!!!

Pues la verdad es que no se te ha escapado nada, todavía no los he bautizado. A ver si un día les cae un nombre...